BIENVENIDOS!

martes, 24 de mayo de 2011

RECOPILACION DE FILOSOFOS

Hegel
1770-1831
Hegel
La obra más importante de este importante filósofo se llama Fenomenología del Espíritu. Con Hegel la filosofía se centra en la pura interioridad. La cuestión del ser sólo puede resolverse desde una óptica espiritual. “La sustancia debe ser elevada a sujeto o espíritu”. Este es un proceso de ascesis filosófica cuyo principio de desarrollo es el saber. Pero no se trata de un saber como representación de objetos fuera del pensamiento, sino un saber de sí mismo, un progreso en la autoconciencia que le permite al espíritu finito del hombre autorreconocerse como la verdadera realidad, universal, absoluta, infinita, donde no cabe la distinción entre sujeto y objeto porque el espíritu finito llega a hacerse él mismo infinito, la identidad entre quien conoce y lo que es conocido.
Pero superar cada uno su finitud, su particularidad, implica un ejercicio de autotransformación, de expansión, de renuncia a la propia pequeñez, de descentramiento respecto del propio egoísmo y limitación hasta llegar a verse a sí mismo en lo Otro, en el elemento del Todo, en lo Absoluto.
La única manera de que lo Otro sea en mí como es en Sí, aspiración metafísica de todos los tiempos, es renunciar a mi finitud para hacerle espacio. Aceptar autotransformarse. Sólo perdiéndose uno mismo como individuo natural se encuentra como hombre razonable y espiritual. (“Quien pierde su vida la salvará”). Es abandonando las certezas inmediatas, parciales, abstractas, las falsas oposiciones, las “circunstancias” como destino externo que se sufre pasivamente, las estáticas y mutilantes apariencias del entendimiento cotidiano, es sacrificando hasta el propio sufrimiento, la pasividad y comodidad de las pequeñas certezas, que resulta posible expandirse en las dimensiones verdaderas del mundo y de la propia libertad.
Este movimiento consiste en una experiencia que hace perder a cada uno su verdad limitada para permitir que la Verdad total se autorreconozca ella misma en cada uno y al mismo tiempo se automanifieste. Por ello, al final de su Fenomenología del Espíritu se describe a la figura del Saber absoluto como un “yo que es un nosotros y un nosotros que es yo”
La importancia del pensamiento de Hegel respecto del individuo que sufre atado a sus particulares circunstancias radica en el gran desafío de superación de las limitaciones que le permite al hombre encontrarse con su verdadero destino de grandeza.
Kant
1724-1804
Kant
Plantea el problema de los límites de nuestro conocimiento. No conocemos las cosas tal como son “en sí” sino tan sólo sus “fenómenos” como síntesis de un encuentro entre nuestros sentidos y las categorías de nuestro entendimiento. Estas últimas son inherentes a toda razón humana y, al moldear el material caótico de nuestra sensibilidad, terminan de constituir los verdaderos “objetos” de nuestra ciencia. Desde el punto de vista del conocimiento entonces, nuestra realidad es una realidad “fenoménica”. Pero desde el punto de vista moral o práctico podemos acceder a una realidad “real”. Porque la ley o el deber inscripto en nuestra Razón Práctica le permite a ésta, independientemente de la sensibilidad, darse su propia “realidad” ética. El imperativo categórico de nuestra Razón Práctica consiste en obrar de manera tal que la máxima de nuestra voluntad (esto es, lo que la voluntad entiende que debe hacerse en cada caso y en las mismas circunstancias) pueda valer siempre como principio de una legislación universal. Hay una segunda fórmula para este imperativo.Consiste en tratar a la humanidad tanto en la propia persona como en la de cualquier otro siempre como un fin en sí mismo y nunca jamás como un medio. Lo destacable de la moral kantiana es que estos principios de la Razón Práctica son autónomos y ni dependen ni se sujetan a fines o resultados ajenos a ellos mismos. Resultan en sí mismos absolutos y resaltan por ello la eticidad y la dignidad inviolable de la persona en tanto que racional. El mensaje kantiano es un soplo de aire fresco en estos tiempos donde lo que está bien se encuentra atado a los vaivenes de la coyuntura histórica.
Descartes
1596-1650
Descartes
Este filósofo francés pronunció el famoso “Cogito ergo sum” (Pienso, luego existo). Su método se basó en la duda para descartar todo aquello que no apareciera como idea clara y distinta ante la mente. La primera certeza, la primera idea clara y distinta es el “cogito”. “Puedo dudar de todo pero no puedo dudar de que estoy dudando”. Dudo, pienso, luego existo. La certeza de sí mismo en tanto “pensante”. Una autocerteza autosuficiente que recurre a la supuesta demostración racional de la existencia de Dios como garante de que el hombre no puede equivocarse cuando concibe algo clara y distintamente, esto es de forma puramente racional, sin la contaminación de las ilusorias apariciones sensoriales. Del mundo exterior sólo puede concebir clara y distintamente la extensión y las modificaciones de la extensión entendidas de una manera rigurosamente geométrica y matemática. Y a ello se reduce por lo tanto todo lo que existe fuera del “cogitans”, del ser pensante. A pesar de su extremado racionalismo, la idea del “cogito”, del ser pensante que, en tanto pensante, se demuestra a sí mismo su propia existencia, constituye un aporte muy valioso para dignificar en el hombre su capacidad de autoconciencia.
Aristóteles
384-322 a. de C.
Aristoteles
Es un filósofo naturalista. Acuña el concepto de “télos”, que en griego significa “fin” en tanto “finalidad”. El “télos” de cada naturaleza es aquello que le resulta favorable, que propicia su desarrollo esencial y coincide con un tipo de actividad que le es propia, connatural y que se levanta como vocación a cumplir, a efectivizar por encima de otras acciones posibles. La actividad propia del alma humana, su mayor virtud, es la que se tiene por objeto a sí misma, es decir, donde no se distingue el acto de realización y el producto de esta misma realización. El acto más noble propio del “ser” del alma humana es la “frónesis”, visión intelectual o “teoría”. Podría decirse que se trata de la contemplación por la contemplación misma. Además de constituir su ejercicio (hábito) la virtud más sobresaliente en el hombre, la contemplación está asociada a su felicidad en tanto que resulta del cumplimiento de la propia naturaleza esencial.
Sócrates
Hacia 470-399 a.de C.
Socrates
De él dijo Heidegger que es el pensador más puro de Occidente porque nunca escribió nada. Sólo conocemos su pensamiento a través de los famosos “diálogos” de Platón en los que Sócrates conversa con sus discípulos. Concebía al hombre como un alma preexistente encarnada cada vez en un cuerpo que le oficiaba de cárcel. La tarea más noble del hombre en cada una de sus encarnaciones consistía en librarse de las ataduras, apariencias e ilusiones de lo sensible y elevarse, conducido por su razón, hacia la contemplación de las esencias o arquetipos de todas las cosas, existentes en el mundo suprasensible. La vida era entonces cada vez una oportunidad de aprendizaje y perfeccionamiento del alma. Su método como maestro se conoce como la “mayéutica”, palabra de origen griego que alude al arte de la comadrona en ayudar a parir. Así, Sócrates sostenía que la sabiduría se encuentra ya toda en el interior del alma y que la tarea del maestro consistía en suscitar y provocar la aparición y el despertar del conocimiento dormido. Según Sócrates, todo hombre está llamado a ser filósofo, esto es, a llevar “una vida examinada”, de allí su famoso “Conócete a ti mismo”. Vivió como pensó y murió bebiendo la cicuta por fidelidad a la verdad y a la justicia. Vivió “filosóficamente”.
Platón
Hacia 429 -347 a. de C.
Platon
Es difícil separar sus ideas de las de Sócrates ya que sus Diálogos se refieren a la figura de Sócrates dialogando con sus discípulos, entre los que el mismo Platón se contó. De sus Diálogos recomendaría comenzar por la lectura de La República, por el énfasis puesto entre apariencia y realidad ilustrado a través del mito de la caverna y por el enfoque acerca de las virtudes, en especial la justicia, además de la concepción de las tres partes del alma a cada una de las cuales corresponden determinadas virtudes, alineándose esta concepción tripartita del alma con la de un Estado o Polis trabajado por los obreros, defendido por los guerreros y conducido por los filósofos. Como bien lo hace notar Lou Marinoff en su famoso libro “Más Platón y menos Prozac”, Whitehead escribió: “La descripción general más acertada de la tradición filosófica europea es que consiste en una serie de notas al pié de los textos de Platón”. Puede resultar una afirmación exagerada. Sin embargo resulta bastante feliz.







No hay comentarios:

Publicar un comentario